Opinión

Vivir slow

vivir-slow

Por fin se lo que es esto de vivir slow, el vivir en propias carnes momentos slow. Ha sido uno de los objetivos de este verano… vivir sin prisas, desacelerada, sin agenda prieta, vivir desaceleradamente y vivir cada momento como si del último se tratara.

Y lo bien que sienta por dios!!!!!pero no es fácil al principio porque vas con la inercia de la aceleración y te has de “forzar” a parar, quedarte quieta y observar.

Vuelta a la rutina, echando una vista atrás de ese slowtime, con el corazón anhelando y suspirando a la vez que me digo….imposible… aquí y ahora es imposible….así que mentalizándome que para poder disfrutar de 40 slowdays he de ir de puto culo 325 días. Real como la vida misma….

Echando la vista atrás y asumiendo cuál es mi realidad os diré que me ha compensado con creces.

Experiencia slow

Y a la vez que me entregaba a esa vida slow, me entregaba en cuerpo y alma a mis niñas…. que con ello no quiero decir que no sea entregada todo el año eh?… pero digamos que tengo menos tiempo y desde luego el poco que queda es apresurado en rutinas y obligaciones.

Esta experiencia de verano paradisíaco vivido “slowmente” mola, y si el trabajo da sus frutos esos 325 días firmo ya por 40 días más así; desconectada del mundanal ruido, de coches, de moto, de asfalto, de ciudad, de prisas, de rutinas, de estrés y volcada de lleno en “ellas”… digo “ellas” porque soy mamadedos y porque todo y que parece que la que me reclama y necesita más es la pequeña, la mayor también me necesita todo y que no lo pide a gritos.

Estar y saber estar

He hecho uno de esos “estar y saber estar” a conciencia. Juegos, risas, cenas de chicas, paseos, playa, baños juntas, dormir juntas, secretos, confidencias… sin prisas y sin nada que primara más que eso. He sido capaz de encerrar en un baúl con llave a la profesional y lo que pensé que no podría y he conseguido… encerré a la mamadedos y simplemente hice de mamá.

Ni que decir tiene que ellas se adaptan a todo con más facilidad y la desaceleración fue desde el minuto cero… yo tarde unos días en bajar…..pero en nada se podía apreciar ese relax en nuestras miradas, posturas, risas…

Y oye relajadas todo va como la seda, nos hemos regalado tiempo mutuamente, un tiempo que al principio como es sin prisas choca, sin presiones, sin obligaciones, con devociones, sin malos rollos…. simplemente tiempo.

Y es que al fin y al cabo ellas lo necesitan, nuestros hijos lo que necesitan es TIEMPO, tiempo en familia, tiempo con mamá, tiempo con papá, sin relojes que marquen las horas y los “tempos”.

Tiempo… tiempo juntos y de calidad…..sin prisas, sin agobios, slow, slow, slow como te echo de menos coño!!!

Mamadedos

Posts relacionados

2 Comentarios

  • Responder
    Marthe Perez Guillotin
    4 octubre, 2016 at 7:56 am

    Totalmente de acuerdo, tiempo! Yo necesito más tiempo, vivimos en un sin parar, y cuando conseguimos estar un poco más de rato con nuestos hijos en modo slow, es una bendición, la de cosas chulas que aprendemos entre nosotras.

  • Responder
    Lai PV
    11 octubre, 2016 at 1:38 pm

    qué gusto y qué ganas de poder tener 40 días al año de vida slow. Aqui tenemos 15 días de vacaciones al año….y yo las paso visitando a la familia…pero intento hacer slow cada una de mis tardes y mañanas de domingo. Por algo se empieza

  • Cuéntame

    Laucreativa

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. CERRAR