Diván

La poca tolerancia a la frustración es culpa de los padres

tolerancia-frustracion

Hace algún tiempo que le doy vueltas a esto de la frustración en los niños, me refiero a la poca tolerancia que tienen de “per se” muchos niños a esta vivencia emocional que se presenta cuando un deseo, un proyecto, una ilusión o una necesidad no se llega a satisfacer o a cumplir. Ni que decir tiene como todas las emociones, está en nuestras manos enseñarla, educarla y darles herramientas para gestionarla……. pero por desgracia y en muchas ocasiones la poca tolerancia a la frustración es culpa de los padres.

Y ahora viene cuando me has saltado a la yugular y te has cagado en mi un ratito… pero créeme que no es que me guste culpar siempre a la paternidad/maternidad…… en el tema de las emociones es muy fácil errar, básicamente por la falta de éste tipo de educación en nuestra infancia…. Me refiero a que no es algo que llevemos innato y que si no nos hemos preparado pués no sabemos transmitirlo a nuestros hijos.

Por otro lado, y ahí sí que debemos asumir el “mea culpa” en la sobreexigencia por nuestra parte en todo lo que hacen los niños…… pero no voy a entrar en esto hoy que ya hablé de ello en La presión de la exigencia a nuestros hijos.

Dicho lo dicho….. sigo.

Quien dice la frustración dice toda la falta de educación emocional en los niños es culpa nuestra y de los adultos que los rodean….. y hemos de ser conscientes y tener claro que a niños no bien educados en éste aspecto serán, muy posiblemente, adultos emocionalmente discapacitados e incluso me atrevo a decir que en algunos casos, verdaderos ineptos vitales.

Aprender a tolerar la frustración facilita que nos enfrentemos con éxito a la vida.

Aprender a tolerar la frustración desde pequeños permite que los niños puedan enfrentarse de forma positiva a las distintas situaciones que se les presentarán en la vida. Cuando un niño no consigue algo que desea, experimenta en mayor o menor medida una serie de emociones como puede ser el enfado, la tristeza, la angustia, la ansiedad incluso la rabia, …. emociones y más emociones…..que si el niño no las conoce, no las sabe identificar y gestionar puede ser un problema y un estancamiento.

La frustración forma parte de la vida

Que la frustración forma parte de la vida creo que es la enseñanza primordial a transmitir a nuestros hijos; que no se puede evitar, pero se puede aprender a manejarla, sobrellevarla y lo que es más importante, superarla incluso aprender de ella.

La vida va a traer frustraciones sí o sí, no siempre nos va a dar aquello que deseábamos incluso esforzándonos mucho. Esto es una realidad, nos guste o no, y no preparar a nuestros hijos para ello es debilitarlos, es dejarles sin recursos de afrontamiento…. la sobreprotección en estos casos es una tentación que debemos evitar.

Nuestro papel como padres, y lo repito hasta la saciedad debe ser, después de trabajar las emociones, el del acompañamiento. Tengan la edad que tengan porque, a veces, cometemos el error de dejarlos de lado en este sentido cuando crecen y en la adolescencia también nos necesitan

En momentos donde la frustración aparezca y duela, reconocer y validar la emoción y posteriormente buscar soluciones alternativas…. darles la mano y desde luego hacer caso a cada emoción que tengan sin minimizarla ni restarle importancia….. el no exageres o el no es para tanto no tiene cabida. Ser realmente empáticos en ese momento es primordial… todo y que cueste desde nuestra perspectiva de adultos.

Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Laucreativa

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. CERRAR