Adolescencia Diván

Manual para una buena adolescencia

manual-adolescencia

Leía el otro día un titular tal cual así “La guía definitiva para llevar a tu hijo adolescente por el buen camino” …. y es que resulta que han publicado un Manual para una buena adolescencia ya que según los autores “Una ‘mala’ adolescencia puede pasar factura a quien la sufre y a su familia, por lo que es recomendable trazar una hoja de ruta para que el joven llegue sano y salvo a la madurez.

En este contexto surge ‘La guía para adolescentes malhumorados’, un trabajo de José Luis Carrasco, Catedrático de Psiquiatría y director de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Hospital Ruber Juan Bravo-Grupo Quirón Salud, Marina Díaz Marsa, jefa de la Unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid y miembro de la Unidad de trastornos de personalidad de Ruber Juan Bravo y la psicóloga Nerea Palomares.

A mi personalmente el título, como madre de adolescente me molesta un poco…. pero además no se yo lo que llegaría a pensar mi hija adolescente si viera éste título en mi mesilla de noche… por el título y por la apreciación del mismo…. “mi madre va más perdida que un pulpo en un garaje”.

Dejemos que las cosas fluyan

Yo lo veo mucho más sencillo que todo esto y francamente… una guía para llevar a tu hijo… pués que sea a New York, pero no a nivel de comportamientos, acciones y reacciones; que repito todo es mucho más sencillo que todo esto y además no creo que sea correcto del todo eso de “para llevar a tu hijo por el buen camino” porque no creo debamos llevarles ni arrastrarlos a ningún lado; es simplemente darles de la mano y acompañarlos

“Yo estoy inmersa en la cima de la adolescencia (en otro post ya os cuento las etapas) y en esta etapa de cambio a la adultez palabras como CEDER, ACOMPAÑAR, NEGOCIAR, DIALOGAR, EMPATIZAR, ESTABLECER LIMITES, ESCUCHAR, OBSERVAR, SER ASERTIVOS pasan a un primer plano en la educación.

Y aunque lo que te voy a aconsejar parezca un sinsentido, les hemos de acompañar a la vez que les dejamos la cuerda más suelta (siempre a cambio de responsabilidad, en mi casa funciona así). Les hemos de dejar tomar pequeñas decisiones (controlables, medidas y consultadas con la almohada) para que aprendan que en función de las mismas hay unas consecuencias u otras que se deben asumir; pero ojo… que no somos bomberos y si se equivocan hemos de ser fuertes para no solucionarlo ni gestionarlo nosotros, sino que debemos hacerles ver que son responsables de sus actos, con cariño y acompañándoles.

“Hemos de ser firmes, pero con cariño y hacer un máster en negociación.”

En el artículo si que se decía una verdad como un puño, y es el tema de los límites consensuados y que para marcar estos límites el primer paso es escuchar a los hijos -“algo que muchas veces no se hace”- sin forzarles a comunicarse pero creando entornos que inciten a ello….. pero yo añadiría aquello de escuchar los silencios .

Los silencios hablan por sí solos, lo único es que hay que saber leerlos e interpretarlos así como respetarlos…. todo y que nos cueste, que cuesta incluso cabrea a veces. Los adolescentes suelen encerrarse en mutismos incomprensibles y cambian de estado de ánimo sin causa aparente a nuestros ojos. Por eso remarco de la importancia de saber leerlos…. Porque los silencios pueden hablar incluso gritar….. de los gritos silenciosos ya hablaremos en otro post porque son mucho más delicados y si no se saben interpretar pueden acarrear problemas graves. Los gritos silenciosos son llamadas de atención y de socorro por parte de los adolescentes….y si no se saben ver, oir, escuchar e interpretar…….puede que lleguemos demasiado tarde”.

Confianza y control

Y otra premisa que tengo y que para mi es sagrada, partiendo de la base de que estamos “sufriendo” una adolescencia muy placentera en casa; pero Confianza y Control una dualidad a veces un tanto difícil de gestionar pero que creo que es básica tanto para el ambiente en casa como para la autoestima del adolescente.

Siempre he sido de las que he dicho que ser madre y padre se aprende andando; cada uno educa como le parece y mejor sabe; no hay un manual del tipo los 10 mandamientos para educar a tu hijo y es que aunque lo hubiera, tampoco sería bueno del todo…. porque si hay algo maravilloso en esto de la maternidad/paternidad es aprender con nuestros hijos.

Ya para acabar esta reflexión sobre los “hormonados”, así los llamo yo en plan cariñoso, os recordaré algo que a veces tendemos a olvidar porque los vemos mayores. No descuidemos sus Emociones que en la mayoría de ocasiones, los padres no somos conscientes de que nuestros hijos adolescentes continúan necesitando de nuestra “ayuda”, emocionalmente hablando, y cometemos el tremendo error de pensar que como ya están educados emocionalmente en la infancia, conocen las emociones, las identifican y les hemos enseñado herramientas para gestionarlas pues que ya está y que nuestro trabajo, en lo que emociones se refiere, ya lo hemos finiquitado.

“La adolescencia es un tiempo esencial de intensidad emocional, implicación social y creatividad”

Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. CERRAR