Adolescencia Diván

Los adolescentes también quieren mimos

adolescentes-mimos

Siempre os he dicho que convivir con un adolescente fácil no es y siempre me he dicho que si mis padres pudieron en su día, yo no voy a ser menos. Que los adolescentes en muchas ocasiones te sorprenden y te dejan hasta fuera de juego…. y un poco así me quedé (por mis adentros) el otro día…. pero es que los adolescentes también quieren mimos, muy de vez en cuando … pero los quieren, los reclaman y no por ello les ha de pasar nada.

El otro día sin ir más lejos, estábamos ya en la cama; Gabi dormía (por suerte porque si no su ataque de celos hubiese sido monumental); Pepe respiraba fuerte y yo estaba viendo la tele. Se acercó a mi lado mi me dijo “Buenas noches mami”…. generalmente nunca se acerca y lo dice desde la puerta….. y me dió un beso….. “¿Quieres ponerte un rato aquí conmigo hija?”, y se acurrucó encima de mi hombro…. fueron 15 minutos, no más….. pero quince minutos que me desquité y le di todas las caricias que pude; todos los mimitos que supe; le di besos en la frente y aproveché para recordarle que la quiero mucho.

No le pregunté nada; simplemente creo que las dos disfrutamos de ese momento de complicidad y mimos madre e hija.

Y es que en el fondo son niños…..; sus hormonas están revolucionadas; reivindican constantemente su libertad, su espacio, que son adultos, hablan poco o nada, su humor cambia de repente; dejan de dar besos …. pero no por ello quiere decir ni que nos nos necesiten (porque creo que es la etapa donde hemos de estar más presentes) ni que no necesiten mimos, caricias y demás muestras de afecto (en la intimidad siempre).

Ellos no lo van a pedir con palabras, es lo que os comentaba en los silencios de los adolescentes y es que sus silencios dicen más que sus palabras pero para poder entenderlo y captarlo hay que observar mucho y esa mítica frase mía de “estar y saber estar”…. no es complicado cuando le pillas el truco, te lo aseguro.

Y estoy convencida que se me escapan muchas cosas que me quiere decir con sus silencios, seguro, pero el otro día fui capaz de “entender” y la vida me regaló 15 minutos de caricias, mimos y besos con mi hija mayor….. y me dió la oportunidad de susurrarle al oído esa palabra mágica que deberíamos decir a diario pero que con frecuencia olvidamos…. Recuerda que te quiero…..

Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. CERRAR