Adolescencia

Las tragicomedias en la adolescencia

tragicomedias-adolescencia

Me has leído bien, las tragicomedias en la adolescencia son más frecuentes de lo que te puedas imaginar…. y sinceramente te diré… no entres en bucle ni pienses que a tu hijo le pasa algo raro o especialmente alarmante… Keep Calm…. las tragedias griegas en la que se convierten muchas de las problemáticas que sufren (ellos en sus carnes) en su día a día es de lo más normal.

Y cuando digo tragicomedias lo digo con todas sus letras. Los adolescentes tienden a dramatizar cualquier cosa por pequeña que sea y en ese momento cúlmine del drama no hay palabras para calmarlos… digas lo que digas no sirve… y te vas a tener que oír eso de «nada… no me pasa nada» o lo que es pero «total, si tú no me entiendes» o el «a ti no te importa lo que a mi me pasa»…. típicas frases que lo que van a hacer es sacarte más de quicio a ti como padre y desesperarles más a ellos.

El no es para tanto les crispa más

Los adolescentes están en un «dragon-can» de emociones; las hormonas a flor de piel y las lágrimas fluyen con una facilidad que ríete de las «plañideras» de los funerales.

El drama forma parte, no de su vida, no…. de su día a día….. la dramaqueen que llevan dentro sale casi a cada hora ya que sus cambios emocionales se producen a cada nanosegundo y por ello dramatizan fuera de toda proporción y encima encuentran algo para sentirse inseguros a cada instante……. leído así da hasta miedo.

A los 15 no necesitas enfermedad o muerte para la tragedia

Si un consejo te he de dar….. primero sal al balcón, respira de forma correcta, nariz boca nariz boca…. sin hiperventilar….. y cuando te hayas calmado toma las cartas en el asunto y preocupate por su drama; de forma empática y sin que se te note ni un ápice que verdaderamente piensas que es una chuminada…. no minimices ni desprecies su preocupación y hazle ver que no es eterno y hazle sentir que ESTAS.

Estar y saber estar una vez más

Me preguntaban el otro día…. ¿tan tremendo es esto de la adolescencia?… No…. rotundamente NO… sólo es tremenda, si como padre, llegas tarde y no lo sabes gestionar porque te desborda.

Si te preparas para la etapa de paso obligado de tus hijos; si desarrollas más si cabe la empatía; si aprendes el arte de negociar; si desarrollas la capacidad de escuchar y leer los silencios; que la observación pase a un primer plano y te abasteces de herramientas para facilitarles la gestión de sus emociones….. va a ser una etapa suave, nada frustrante y con un final feliz.

Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Blog diseñado por Laücreativa con mucho love

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

Aviso de cookies