Adolescencia Diván

Las autolesiones en la adolescencia

autolesiones-adolescencia

Leo espeluznada que las autolesiones en la adolescencia van en aumento; y a parte de leer una realidad que, nos guste o no, y seamos conscientes o no, convive en nuestra sociedad, pero alucino más si cabe del aumento de “las autolesiones por imitación” …. lo de las redes sociales se nos va definitivamente de las manos.

Voy a dejar de lado estas gilipolleces de la imitación….porque no es realmente la verdadera esencia de las autolesiones en los jóvenes y me voy a centrar en lo realmente preocupante….. y es que hay muchos adolescentes (más de los que nos imaginamos) que se autolesionan produciéndose cortes que esconden tras la ropa, haciéndose daño físico de cualquier forma y lo que es peor… sufriendo mucho en silencio  pero gritando, a la vez, un socorro en toda regla…..pidiendo ayuda que muchos adultos no vemos y, que por desgracia, nos damos cuenta cuando ya ha entrado en un bucle tal….. en definitiva, que llegamos tarde…..

Y llegamos tarde porque lo esconden, esto es así, pero sumado a que no lo vemos y cuando nos damos cuenta no lo entendemos, ni le damos la importancia que realmente tienen….

Las autolesiones y la incapacidad emocional

Por eso mi insistencia en escuchar los silencios de los adolescentes.  y la importancia de educar emocionalmente desde pequeños a los niños también quiero recordarlo especialmente, más si cabe porque las autolesiones van muy ligadas a las emociones; es vital que sepan qué se siente, cómo se llama y darle herramientas para gestionar en ese momento la emoción…..

Cortarse para sentir dolor físico y olvidarse del emocional …. es el objetivo de los jóvenes que se autolesionan.

“Históricamente las autolesiones han estado vinculadas al trastorno límite de la personalidad, pero no es exactamente así. Las conductas de este tipo indican que no saben gestionar las emociones, pero no necesariamente que existe un problema de salud mental”.

Y es que las autolesiones aparecen también en trastornos del estado de ánimo, de la conducta alimentaria, abuso de sustancias, trastornos de ansiedad, en el trastorno antisocial de la personalidad, problemas emocionales, relacionales, escolares, baja autoestima y un claro rechazo a su imagen corporal y se caracterizan por la intencionalidad, la reiteración y falta de intención suicida en la mayoría de los casos. 

Las autolesiones son reflejo de una enfermedad, pero no una enfermedad en sí misma.

¿Sabemos realmente qué es una autolesión?

Son todas aquellas conductas, autolesivas no suicidas que implican causarse daño a uno mismo cuando esto no es por placer o con intención de acabar con la vida de unos mismo.

¿Qué tipo de autolesiones son más frecuentes?

Los cortes (85%), las quemaduras (30%), los golpes (32%), las punciones, los arañazos, los pellizcos, arrancarse el pelo (7%), envenenarse.

Las autolesiones pueden tener muchas funciones y causas.

¿A qué edad suelen empezar?

La edad de inicio de las autolesiones está entre los 12 y los 16 años, que el 63% de las personas que lo hacen sigue haciéndolo un año después de haber empezado.

¿Es la autolesión la antesala de un suicidio?

Se considera una conducta parasuicida, pero no suicida en sí misma, todo y así un porcentaje alto de quien se autolesiona acaba suicidándose.

Entre el 50 y el 70% de personas que se autolesionan, han intentado o intentarán suicidarse en algún momento de su ciclo vital.

Cómo entender esta afirmación, ¿vedad? El suicidio suele intentar acabar con el sufrimiento, acabar con la vida (suelen preferir métodos indoloros o no violentos), mientras que la autolesión provoca un dolor o una distracción.

Esto es complicado de entender. Sí es cierto que muchas personas se lesionan como preludio a un intento de suicido posterior, tantean el terreno y este es el peligro, la escalada de daño que puede acabar últimamente comportando un riesgo para la persona, incluso sin que la persona tenga intención.

Pero por lo general las autolesiones son una forma o de castigo a uno mismo o de distracción para olvidar el dolor emocional que sienten.

¿Cuáles son los motivos para que alguien se autolesione?

Motivos hay muchos, pero los más relevantes podrían ser los siguientes:

Para llamar la atención, ya que son muy llamativas y hacen que los demás sientan la necesidad de estar encima de la persona por miedo a que lo vuelva a hacer. Son un arma muy potente ante la que los demás poco pueden hacer, en algunos casos buscan atención, afecto, que se les escuche y que se haga lo que ellos quieren.

Para castigarse a causa de una baja autoestima, sentimientos de culpabilidad, de no ser merecedor de algo, de ser responsable por algo negativo pueden llevar a la persona a pensar que son “malos” y que merecen un castigo.Muchas veces representan sentimientos de odio o rechazo o disgusto hacia uno mismo. Suelen ser personas con muy baja autoestima.

Para evadir un malestar emocional, a modo de distracción ya que el malestar físico (el dolor) tiene prioridad sobre cualquier otra sensación, detiene todo camino del pensamiento, interrumpe los sentimientos. Cuando sentimos dolor no pensamos en nada más, y esto es lo que busca alguien en estos casos de una autolesión. La autolesión bloqueará temporalmente esos pensamientos. Es una forma de controlar las emociones. Es como una válvula que libera esa tensión emocional.

Como conducta para-suicida, tanteo del terreno. Muchos suicidas habían previamente llevado a cabo tentativas. Por ejemplo cortes en las muñecas previos al corte más profundo. A veces es para ver si son capaces, para saber que van a sentir en el momento. A veces demuestra una inseguridad, aún no están seguros y en el momento frenan la conducta antes de que sea letal. Se calcula que un 15% de las personas que se autolesionan tienen tendencias suicidas.

Para asumir un control sobre situaciones que sobrepasan a la persona. Esto sería similar a lo que ocurre con la anorexia, en este tipo de conductas dañinas para uno mismo pueden influir sentimientos o necesidad de control, aun cuando uno no puede controlar a los demás o lo que le rodea, si puede controlar su propio cuerpo.

Por sentimientos de vacío crónico. Cuando uno lleva mal mucho tiempo puede acabar que no siente nada (ni bueno ni malo). Muchas veces estos sentimientos de vacío, de que falta algo o de que no se puede sentir nada pueden ser muy fustrantes y llevar a la persona desear sentir algo, por malo que sea. La autolesión causa dolor y sentimientos que pueden hacer que la persona los utilice para suplir esos episodios de vacío existencial, para hacerles sentir “vivos”.

Y la pregunta del millón si has llegado hasta aquí leyendo este post…

¿Qué debemos hacer como padres si descubrimos o sospechamos que nuestro hijo se autolesiona?

Todo un mundo de emociones que no saben gestionar, que en muchos casos van asociadas a algún transtorno y que lógicamente necesitan de terapia profesional, tanto quien se lesiona, como terapia familiar ya que cómo padres debemos saber cómo actuar, qué hacer, qué decir y entender el porqué nuestro hijo puede llegar a hacerse daño de esta manera que sobrepasa en muchos casos nuestra razón.

En un primer momento lo normal es preocuparnos, sentir miedo e incluso puede provocar un enfado (grave error), además de un no entender y preguntarnos constantemente porqué.

Impotencia, culpabilidad y tristeza

De nuestra actitud dependerá mucho su conducta posterior…. si amenazamos, castigamos no vamos por buen camino…. nos cueste o no, hemos de hacerle sentir que estamos a su lado y que entendemos que sufre un dolor enorme…. por lo que un ¿Qué sientes? puede ser una pregunta idónea.

La fundación ANAR ha elaborado un decálogo para padres que se encuentran con que sus hijos se autolesionan o tienen ideas de suicidio, y creo que es importante compartirlo y lo tengamos todos claro.

Hacerles caso y darle importancia a sus avisos. Si expresan desinterés por la vida o hablan de sus ideas suicidas no hay que regañarles, pensar que “son cosas de adolescentes” o acusarles de querer llamar la atención. Hay que intentar investigar el origen de estos pensamientos.

Validar sus emociones. Hay que animarle a que se exprese e intentar comprenderle.

Evitar momentos de tensión familiar. Hay que evitar peleas y crear un ambiente estable sin negatividad.

Tratar de comunicaros y buscar las causas de esas ideas. Hay que intentar hablar con él desde la tranquilidad y con una actitud comprensiva para descubrir qué hay detrás de esa necesidad de evasión.

Enseñarle la temporalidad de las situaciones. Hay que inculcarle que los problemas son solucionables, pero que hay que encontrar cómo hacerlo, animándole a pedir ayuda profesional.

Compartir los problemas nos ayuda a solucionarlos. “Los adolescentes tienden a pensar que lo que están viviendo no le sucede a nadie más, que nadie les puede comprender y se aíslan”, describe la web de ANAR. La comunicación permite descubrir opciones que por sí mismos no hubieran descubierto. Hay que enseñarles el valor de compartir sus problemas y emociones.

Si vuestro hijo pasa mucho tiempo ‘enganchado’ a las redes. Hay que negociar con él, no prohibírselo. Sobre todo, hay que controlar aquellas páginas donde los jóvenes comparten experiencias e ideas suicidas.

Si está aislado socialmente de forma prologada. Hay que proponerle actividades que puedan aumentar su autoestima y su integración, como una tarde de cine, deporte o música.

Tratar de que esté acompañado el mayor tiempo posible. Si se ha descubierto alguna idea suicida, hay que procurar no dejarle solo y quitar de su alcance cualquier objeto lesivo como objetos punzantes, cortantes o los medicamentos.

Y desde luego ten claro que tú sólo no puedes con ello, y que no es una chiquillada y que ya se le pasará, busca ayuda psicológica de inmediato.

Hay que buscar siempre ayuda profesional, no podemos solucionar los problemas solos, y menos un problema de este calibre.

Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Blog diseñado por Laucreativa con mucho love

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

Aviso de cookies