Diván Opinión

La presión de la exigencia a nuestros hijos: es que nunca estáis contentos

nunca-estáis-contentos

Y no os podéis imaginar lo que me cuesta hoy escribir éste post y es que tiene tanta razón la niña cuando dice Nunca estáis contentos y es que la presión de la exigencia a nuestros hijos es brutal. Hay blogs que realmente me hacen reflexionar y mucho y que para mis son un MUST como el de mi amiga Sonia… no hay post que no escriba ella que no me haga pensar y reflexionar al respecto…Y su post No me pidas tanto mamá ha sido de esos que me ha tocado la fibra y  darme cuenta de lo torpe que soy muchas veces como madre…. y en esto  en casa somos muy torpes…. los dos la cagamos constantemente…. y hemos de aprender… y mucho.

Brutal el inicio del post de Sonia …. y es que con otras palabras pero en esencia he oído a mi Gabi….

– A veces tengo la sensación de que nunca estás contenta con lo que hago.

– ¿Por qué dices eso?

– Parece que siempre quieras que haga las cosas aún mejor.

– Porque confío en que puedes mejorar.

– Ya, pero en ocasiones sólo te vale que lo haga perfecto.

– Tienes razón, a veces me olvido que nadie encuentra su camino sin haberse perdido varias veces.

Y así a voz de pronto se me rompe el alma y me enfado conmigo misma de lo mal, tremendamente mal que lo hago o lo hacía, porque estoy reconduciendo mi actitud desde hace algún tiempo; valorando las actitudes, los resultados obtenidos y dialogando lo que se puede mejorar y cómo en segunda instancia…. pero todo y así a veces sigo metiendo la pata.

Y es que cuánta razón puede llegar a tener un niño de 8 años y qué lección más grande te puede llegar a dar… un “zasca” en toda la boca… porque los hijos en muchas ocasiones nos dan lecciones y de qué manera… y no porque seamos los “adultos” y los padres estamos ni en posesión de la verdad ni en la actitud adecuada ni lo hacemos todo bien por ese simple hecho natural.

Apoyados, valorados y no sólo exigidos

Les exigimos y les exprimimos como si la vida nos fuera en ello y olvidamos valorar sus esfuerzos y dedicaciones en lo que hacen. No vemos más allá del resultado final y la cagamos de qué manera…. y por si fuera poco verbalizamos ese “podrías haber” que provoca de “ipso facto” un sentimiento de “no valgo para nada” …… y un desánimo que puede hacer que la desgana sea su sombra y la tristeza su acompañante en la vida.

Parece que seamos incapaces de felicitarles por lo conseguido

No quiero redimir la culpa, pero la sociedad en la que vivimos nos lleva a eso…. a exigir hasta límites que no se yo si hace falta….. la constante búsqueda de la perfección y sobretodo la inmediatez. No caigamos en eso de… “es por tu bien y por tu futuro”…. felicitemos más por lo conseguido y olvidemos lo que queda por conseguir…. que los podemos desgraciar de por vida.

“Hay que saber reconocer los esfuerzos y reforzar lo positivo para que el niño tenga momentos en que se sienta satisfecho cien por cien, aunque los padres sepan que no todo lo ha hecho cien por cien correcto; luego, en otro momento, ya podrán hacer hincapié en lo que está fallando o pincharle para que se esfuerce más”, explica Gonzalo Hervás.

 ¿Por qué queremos hijos perfectos?

¿Por qué anteponemos la perfección a la felicidad?

Los niños muy presionados en la perfección temen cometer errores y nunca alcanzan las elevadas expectativas que tienen sus padres y “por ende” piensan que como no son perfectos no se les quiere y sufren un desbarajuste emocional importante.

“Educar es es ejercer la autoridad pero con sentido común, es usar el afecto como antídoto y la comunicación como estrategia”.

“Nuestros hijos no son “nuestros” son niños del mundo que deberán ser capaces de elegir por sí mismos, con derecho a equivocarse y aprender, con la obligación de llegar a la madurez libres de corazón y con sus propios sueños que cumplir”.

Mamadedos

Posts relacionados

1 Comentario

  • Responder
    Sonpa70
    24 abril, 2017 at 12:46 pm

    Muchísimas gracias por tenerme en cuenta, gran post amiga

  • Cuéntame

    Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies