Libros

La cenicienta que no quería comer perdices

desmontando-princesas

Quién me lee con asiduidad, y quien me conoce sabe de mi frase «Cuánto daño colateral de los cuentos de princesas»…. 

Y es que me empeño en educar a mis hijas muy lejos de «Eres tú el príncipe azul que yo soñé….» y por consiguiente soy más del «colorín colorado este cuento se ha acabado» que de «Y fueron felices y comieron perdices».

Y si aceptas un consejo, bórralo de un plumazo pero ya!!! Porque como te decía en Las princesas también saben karate, los príncipes azules DESTIÑEN… y no me cansaré de decirlo.

Príncipes, princesas, mundos rosas….. queridas hijas mías…………hoy os dolerá, pero mañana me lo agradeceréis!!!

Y hablé de Príncipes….. «Llega la adolescencia, y sigues esperando como una burra, porque claro… no aparece por ningún lado; y aunque haces ver que no buscas, miras a todos lados a ver si lo reconoces e incluso te dices a ti misma… quizás sea éste sapo de aquí… quizás si le doy un beso se transforma en mi príncipe….. e incluso llegas a preguntarte ¿me habrá pasado desapercibido?»

Sigues madurando y creciendo y nada de nada…. pero claro, cada vez que conoces a alguien parece como que la hormona biológica de los cuentos de hadas se ponga en marcha…. pero nada, no aparece por ningún lado… desesperas… y llega un día que de repente, sin darte cuenta ni saber cómo, porque no es para nada tu tipo y además como que ya tienes una edad en la que ni te acuerdas que esperabas un príncipe….. lo ves y se te acelera el ritmo cardiaco, mariposillas vuelan en el estómago, te tiemblan tanto las rodillas que tienes suerte si no se te caen las medias, padeces incontinencia verbal y te castañean los dientes…

Zas ha llegado!!!, te dices a tí misma en tu mejor dejà vue de la história… ha de ser éste, seguro… a caballo no ha venido pero lleva un buen coche de 150 cv; no canta a los cuatro vientos, pero tampoco le canta el alerón ni el aliento (importante); no me ha dicho que me va a llevar a una vida de cuento pero tampoco me ha contado ningún cuento para llevarme a la cama en la primera cita (cada vez quedan menos)….. analizas y te dices ES MI PRINCIPE AZUL.

Pero con el paso de los años te das cuenta de algo que no te habían contado….y te preguntas.. ¿los príncipes azules se destiñen o qué coño está pasando?….»

Así que hoy otro cuento de esos que desmontan mitos…. La cenicienta que no quería comer perdices.

Este cuento realizado por Nunila López Salamero y las ilustraciones de Myriam Cameros Sierra muestra de forma distendida y graciosa una  cenicienta empoderada que logra rechazar alguno de los mandatos y roles sociales impuestos por el patriarcado, en éste caso representados tras un príncipe.

“Este cuento está dedicado
a todas las mujeres valientes
que quieren cambiar su vida
y a todas aquellas que la perdieron
y nos iluminan desde el Cielo”
Nunila López y Myriam Cameros
Moderno, realista, divertido y profundamente esperanzador que nos muestra la situación de tantas mujeres que un día descubrimos que nuestra vida no es ese cuento de hadas que nos prometieron y que nosotras nos creímos.
Mamadedos

Posts relacionados

1 Comentario

  • Responder
    Marta Perez
    23 septiembre, 2015 at 6:18 am

    Hay un libro que nos encanta que también versiona algunos cuentos. Tengo que mirar el autor, que ahora mismo no lo recuerdo.
    Besos!!

  • Cuéntame

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



    Blog diseñado por Laücreativa con mucho love

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies