Diván

Heridas emocionales en la infancia

heridas-emociones

Todos los problemas psicológicos que se sufren en la adultez tienen su origen en la infancia; es por ello que es tan importante ser muy cautos con las heridas emocionales en la infancia; y es que hay que ir con cuidado porque son simplemente niños y hay que tratarlos con cuidado.

La actitud ante la vida, la personalidad, la manera de ser y de enfrentarse a muchas circunstancias en la vida dependen mucho de las vivencias que hemos tenido de pequeños.

¿Qué quiere decir?

Si de pequeños hemos sufrido alguna experiencia traumática y por consiguiente hemos sufrido (sin una buena gestión por parte de los padres) mucho hay una gran probabilidad de que “se enquiste” y por lo tanto que de mayores perdure ese miedo.

¿A qué heridas nos referimos?

El rechazo, el abandono, la humillación, la traición, la injusticia…….

A todas aquellas que están relacionadas con nuestros padres; con el cariño, el amor, el apego, y el vínculo emocional que los niños crean con sus padres, sus profesores y adultos que están a su lado en esta etapa de crecimiento.

Y es precisamente en esta etapa en la que esos adultos proporcionan protección, seguridad y autoestima… por eso es tan importante que sean adultos sanos y como no empáticos…. porque tal y como os comentaba en el post de la importancia de la empatía en los profesores éstos deben ser un poco coach de nuestros hijos.

Un buen apego y arraigo en la infancia nos asegura, en principio, unos niños emocionalmente sanos y empáticos con los demás.

La sobreprotección en la infancia o un nulo vínculo afectivo deja secuelas a nivel emocional; os acordáis de La sobreprotección un arma de doble filo …. dicho está entonces.

El rechazo

Si un niño percibe que es rechazado y/o no deseado por sus padres o adultos influyentes en su vida como profesores, cuidadores incluso abuelos, pensará muy posiblemente que no es digno de ser querido y amado y  crecerá con una autoestima muy baja.

Son niños que por lo general huyen y se aíslan e incluso se crean mundos imaginarios para huir de la realidad. Suelen tener pocos amigos y se encuentran mejor solos.

Consecuencias de ese rechazo: Adultos que se infravaloran; un miedo al fracaso y son personas que buscan constantemente la aprobación de los demás; no tienen apego a las cosas; les cuesta mucho comprometerse afectivamente con otra persona por su tendencia a la huida y por su miedo a volver a ser rechazado.

El abandono

Los niños pequeños necesitan un contacto permanente con los padres para crecer psicológicamente sanos; pero si estas personas han estado casi siempre ausentes, o  emocionalmente ausentes, por los motivos que fueran durante gran parte de la infancia del niño, el niño percibirá que no tiene un referente en quien apoyarse y se sentirá perdido e incomunicado.

Los niños que han sentido este abandono son adultos dependientes emocionalmente hablando; son adultos muy inseguros y  buscan denodadamente un apoyo que les ayude a tomar decisiones ya que no confían en sí mismas.

Esto es peligroso ya que generalmente las personas dependientes emocionalmente hablando suelen tener relaciones con personas muy manipuladoras y tienen pánico a la soledad.

La humillación

La herida emocional de la humillación tiene lugar cuando un niño percibe que uno de sus padres se avergüenza de él, sea por el motivo que sea. Y aquí entraría el tema de las famosas etiquetas a los niños ya sea por parte de los padres o profesores… aquello típico de es un niños malo, es torpe, le cuesta, es desobediente….. eso hace mucho daño tanto en la infancia como en los futuros adultos.

Es mucho más educativo y a la vez efectivo decirle a un niño que ha hecho una cosa mal a increparle que él, en sí mismo, es malo. O que se ha equivocado a tacharle de estúpido.

La persona que ha sentido humillada en la infancia, a menudo, desarrolla una actitud masoquista en su adultez, es decir, que encuentra satisfacción, e incluso placer, en el sufrimiento. Son adultos que se castigan y auto obligan a hacer las cosas y suelen reprimir sus verdaderos deseos o necesidades.

La traición

Un niño que ha sufrido en propia piel una traición por uno de sus padres es muy grave para ellos ya que no olvidemos que somos sus referentes; y una traición es una decepción muy grande para ellos. Como consecuencia inmediata, el niño pierde la confianza en sus progenitores, de los que es muy probable que tuviera unas expectativas muy elevadas y no se han visto satisfechas.

Decepción, desconfianza, adultos que muy  probablemente  desarrolle la tendencia a controlar a los demás para protegerse del engaño. Son controladores natos y si algo no funciona según sus expectativas, va más lento de lo esperado y, sobre todo, si surge algún imprevisto, el nerviosismo del controlador se puede ir transformando en agresividad.

La injusticia

Cuando alguien no se ha sentido valorado o respetado en su infancia, queda lastimado por la herida emocional de la injusticia; la persona cree que no ha recibido lo que se merecía, pero también a veces este desgarro se puede producir cuando la persona cree haber recibido mucho más de lo que se merecía.

La reacción más habitual ante una situación injusta que no podemos cambiar, sobre todo si sucede en la infancia, es distanciarse de nuestros sentimientos con el objetivo de proteger nuestra conciencia. De este modo, alguien que haya sufrido la herida emocional de la injusticia en la infancia tenderá a cortar por lo sano sus sentimientos y se volverá una persona rígida.

Reprimirá sus sentimientos y parecen personas muy frías; proclives a ser envidiosos y con una autoexigencia muy alta.

Ahora entendéis mi insistencia en las emociones y en tratar a los hijos como lo que son… niños y por lo tanto con cuidado; subiendo la autoestima a diario ; que les hemos de enseñar independencia emocional; que hemos de ser muy cuidadosos con las personas que escogemos para que estén a su lado… ya que de todo esto dependerá que sean adultos sanos, cuerdos, emocionalmente fuertes y crezcan con una autoestima correcta.

Y desde luego mucho ojo con abandonarlos emocionalmente, traicionarlos, etiquetarlos, humillarlos, rechazarlos ya que son heridas emocionales que se acarrean de por vida.

Mamadedos

Posts relacionados

2 Comentarios

  • Responder
    Lynsey
    1 febrero, 2017 at 8:26 am

    hakko oui c claire que c hyper louche cette histoire.. y a encore un an il signait a saint etienne… pk il avait plus &l;&bo;&nbspaenviqnusp;» si je me souviens bienLa un an apres, il est de retour a l OL pour s entrainer avec les PROs.. je ne suis plus la, il a retrouvé « gout » au foot, il est donc normal de douter de Steed a l OL apres ca

  • Responder
    Get More Information
    4 febrero, 2017 at 10:51 am

    DRubAl Im thankful for the article post.Much thanks again. Cool.

  • Cuéntame

    Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies