Adolescencia Diván

Establecer normas en la adolescencia

EFCDB466-71C4-47B4-A973-72CE9008B54F

La verdad es que desde que te conviertes en madre el establecer normas se convierte en un acto como el respirar…. es vital para la buena convivencia en la familia y dichas normas siempre han de ser acordes a las edades de los niños por lo que cuando crecen las mismas “mutan”, pero jamás han de desaparecer…. o eso es lo que modestamente pienso.

En la vida hay normas y en la familia también.

Haya niños de la edad que sea; pero si cabe aún más normas conforme crecen y son adolescentes….. Adolescencia y normas van de la mano.

No es fácil, porque como siempre digo, la adolescencia es la época de las cesiones y negociaciones pero deben haber unas normas mínimas por el bien de todos (sobretodo por el bien de ellos, todo y que ellos no lo vean) teniendo en cuenta que cada vez serán más cuestionadas e intentarán desafiarlas; además de que es la época por antonomasia donde surge la falta de reconocimiento a la autoridad (la que sea).

Difícil papel el nuestro….. ni demasiada autoridad ni la falta de normas y límites….. un punto intermedio. Debemos ejercer como padres una autoridad responsable….

Keep Calm

No cunda el pánico….. no es sencillo pero tampoco es complicado, y menos teniendo en cuenta unas premisas lógicas, razonables y sensatas….. con cuatro normas bien establecidas la adolescencia de nuestros hijos la viviremos desde la calma.

Como padres hemos de ser conscientes de que si marcamos unos límites podremos controlar mejor los conflictos que surjan (si surgen)…. no nos engañemos, y eso que te lo digo desde la calma y la tranquilidad, que no es tan feo como lo pintan algunos….. pero es una etapa en la que, por muy buenos que sean, van a intentar sacarte de quicio en más de una ocasión…. y en tu mano está que lo lleves bien.

Cómo deben ser las normas

Las normas a establecer han de ser justas,  flexibles y razonables. Incluso te diré que se pueden negociar de forma conjunta; pero jamás que sean ellos los que establezcan los límites.

El hijo adolescente debe tener una cierta cuota de libertad, pero delimitada por unos límites marcados por los padres.

Las normas deben ser pocas y claras….. que no den pie a equívocos o lagunas.

Siempre deben estar formuladas en positivo…. el mítico prohibido prohibir.

Como ya he dicho antes razonables y a la vez razonadas; es muy bueno que una vez establecidas se hablen y tengamos claro que las han entendido.

Coherentes y desde luego firmes, pero siempre revisables.

Desde luego no es tarea fácil; pero lo que sí te diré es que si se parte de una comunicación familiar efectiva, donde haya diálogo a diario y exista una escucha afectiva, la adolescencia es un camino de rosas… eso sí…. no llegues tarde.

Mamadedos

Posts relacionados

1 Comentario

  • Responder
    Catalina de Mamatambiensabe
    17 noviembre, 2017 at 9:50 am

    Creo que no debería existir mucha diferencia entre “el proceso de fijación de normas” de cada etapa, es decir, creo que tanto de pequeños como de adolescentes las normas deben ser, como dices, pocas, claras, positivas… pero incluiría algo fundamenta (al menos para mi) y es que sean siempre consensuadas y negociadas. Creo que de esa manera desde pequeños les ayudamos a entender la necesidad de esos límites… ya en la adolescencia, creo que se hace más que necesario que además sean flexibles y revisables… y sobre todo que tengan consigo una mayor carga de responsabilidad y se negocien también las consecuencias del posible incumplimiento del “compromiso” adquirido.

    Muy buen post Bea, gracias por traer esta reflexión a la mesa …

  • Cuéntame

    Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies