Diván

Encontrar el equilibrio emocional

equilibrio-emocional

Encontrar el equilibrio emocional cuesta, como todos los equilibrios en todo…. cuesta y no es fácil y el emocional no podía ser menos. Antes de ser madre, no me había parado a pensar en ello, pero desde que la maternidad llamó a mi puerta, lograr encontrar el equilibrio emocional personal fue uno de mis objetivos ya que pensé que era  primordial para poder transmitir y educar emocionalmente a mis hijas, además de ser una adulta sana mentalmente y sobretodo feliz.

Pero ¿Qué es el equilibrio emocional, en qué consiste?

Se denomina equilibrio emocional a las respuestas emocionales adecuadas que un individuo brinda hacia el entorno que lo rodea; por lo que el desequilibrio es la consecuencia de una relación entre el sujeto y el ambiente que genera profunda insatisfacción.

Y ¿cuál es la clave en este aspecto?

Yo desde luego lo tengo muy claro, y no me canso de transmitirlo a mis niñas, la clave está en aceptar quienes somos y lo que tenemos; sin esto vamos a ser profundamente insatisfechos y nos sentiremos desgraciados y desdichados.

Y ojo que el equilibrio emocional no es algo inamovible, no porque lo encuentres va a ser para siempre ya que por el contrario está en constante movimiento y por ello mismo es necesario cuidarlo todos los días de nuestra vida para que no sufra desviaciones pronunciadas que nos hagan caer en estados de desequilibrios graves incluso en trastornos.

Ser capaz de mantener un equilibrio entre los anhelos y la realidad

Ojo que la persona con equilibrio emocional no es aquella que no padece angustia, temores, depresiones, miedos…. si no que es aquella que es capaz de mantener el equilibrio entre sus anhelos y su realidad; entre sus proyectos y sus capacidades; entre sus necesidades y sus posibilidades; entre su dependencia y la relación con los demás.

En el fondo no deja de ser la búsqueda de la felicidad con lo que tenemos y lo que somos, aceptando nuestras limitaciones y adaptándonos a nuestra realidad. Es un conseguir crecer desde la realidad de lo que realmente soy.

Hemos de detenernos, tomar un respiro, hacer una pausa, concedernos un tiempo para reflexionar y valorar lo que sucede en nuestro interior y sentir….. que el mundo en el que vivimos es rápido, competitivo y nos hace caer en la inercia.

Porque ante una rosa uno puede actuar de dos maneras: disfrutarla contemplándola (ser) o cortarla para poseerla (tener).

Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Blog diseñado por Laucreativa con mucho love

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

Aviso de cookies