Adolescencia Diván

Crear intimidad emocional con los hijos

intimidad-emocional

Una de mis “obsesiones” de madre ha sido siempre la de crear intimidad emocional con las niñas. Muy posiblemente ha sido una de las cosas que más he trabajado, junto con la gestión de las emociones, por ese miedo mío de “madre ausente” a lo que físicamente se refiere… no se si me explico.

Estar poco en casa y trabajar mucho fuera me ha creado siempre una ansiedad mezclada con remordimiento que ha hecho que me empeñe en hacerles saber que siempre que me necesiten estoy y estaré; y que además en casa hay ese espacio en el que se sienten a gusto y podemos hablar si ellas lo necesitan y quieren…. o simplemente estamos en silencio pero juntas.

Si no hay intimidad emocional, un niño no podrá sentirse lo suficientemente seguro y protegido como para poder buscar refugio en nosotros…. así que manos a la obra si no lo has hecho ya!!!!

Conexión y presencia

Quizás te estés diciendo que es fácil esto de la intimidad emocional, pero te aseguro que estar presentes como padres y tener una buena conexión emocional con ellos no es tan fácil y  muchos de los problemas y conflictos que tenemos con nuestros hijos, ya sean pequeños o adolescentes, son precisamente por esa falta de conexión y presencia.

Pero, ¿Qué entendemos por estar conectados y presentes? Sencillamente que nuestros hijos sepan que estamos aquí POR y PARA ellos. Crear un ambiente en el que sepan que pueden expresar sus sentimientos sin miedo a ser ni criticados, ni juzgados…. y para que funcione bien nosotros también debemos compartir con ellos nuestros sentimientos…. y no cerrarnos en éste aspecto por aquello de “lo nuestro son cosas de mayores”… RECIPROCIDAD.

Que se sientan libres de contarnos sus experiencias, y a su vez nosotros ser capaces de compartir parte de nuestras intimidades, alegrías, tristezas, preocupaciones, lo que les apasiona e incluso, explicarnos eso que están necesitando y no obtienen de nosotros; hablando con respeto, sin interrupciones y con una escucha activa, que sepan, noten que estamos escuchándoles de verdad, estando presentes.

La intimidad emocional se fomenta con el ejemplo.

No es fácil  porque en esta vida no se viene aprendido y hay que practicar, ponerle ganas y desde luego olvidar las prisas del día a día. La intimidad emocional  está reñida con las prisas, requiere tiempo de sosiego y de paz.

Como madre quiero que mis hijas en ese espacio se sientan libres….. que sepan y sientan que LAS QUIERO POR LO QUE SON Y NO POR LO QUE HACEN,  tener una relación con ellas lo más pacífica, cariñosa, amorosa, respetuosa y sobretodo SINCERA para que puedan ser ellas mismas… no lo que yo quiero que sean; que se sientan seguras de sí mismas y se sientan libres de mis juicios…. sólo así serán ellas mismas.

Cuando alguien se siente realmente seguro y aceptado en la presencia de otro ser es cuando uno puede ser realmente él.

Pero no olvidemos algo….. de la misma forma que hay que estar bien con uno mismo para estar con los demás en la conexión con nuestros hijos es lo mismo. Debemos conectar con nosotros mismos para poder conectar con nuestros hijos.

“Conectar es poder entrar en el ser del otro sin invadir, sin juicio, sin intenciones… simplemente compartiendo el momento presente por el mero hecho de compartir. Sea un juego, un paseo, una siesta, una comida, una conversación, una mirada, una caricia o un simple un beso.”

 Mamadedos

Posts relacionados

Sin comentarios

Cuéntame

Blog diseñado por Laucreativa con mucho love

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

Aviso de cookies