Opinión

CARPE DIEM

Captura-de-pantalla-2014-04-06-a-las-18.01.18-12

Hace unas semanas una de las mías decía una gran verdad:

¡¡¡¡Y es que parece que nos ha mirado un tuerto!!!
Y es que menuda temporadita de baches, socavones y pruebas a superar en nuestras vidas; las malas noticias parece que nos persigan, problemas, preocupaciones y pensando en todo lo que nos está pasando…. y sobretodo y por encima de todo pensando en esa estrella de más que brilla en el cielo demasiado pronto….. me viene a la mente un post que leí hace unos días que de titulaba La mala Costumbre de El rincón de Florecienta.
Y es que…. cuanta razón por dios:
“La mayoría de nosotros vive pensando que esto será eterno. Que somos inmortales y que las desgracias solo le pasan al de al lado. Vivimos inmersos en una ignorancia que nos hace débiles y solo lamentamos lo ocurrido cuando ya es demasiado tarde.”

Verdaderamente es que no somos conscientes de ello, de que la vida ES UN REGALO, y que hemos de vivirla y valorarla día a día, hora a hora y minuto a minuto.
Entre el post que os comento que es de lo más reflexivo que he leído últimamente y que dice verdades como puños…. y el vídeo de D-GENERACION, donde JANO nos hace también una reflexión y una lección de vida…. llevo unos días que no paro de pensar, reflexionar y analizar.
Francamente os dire que suscribo cada una de las letras que vais a leer de su post así que a mi me queda nada por añadir…. o muy poco. CARPE DIEM.
“Y es que…
Tenemos la mala costumbre de dejar para luego, de reír poco y de querer hacerlo mañana. 
Tenemos la mala costumbre de echar de menos, en lugar de hacerlo de más. La mala costumbre de usar los luegos y no los ahoras. 
Luego te llamo, luego te escribo, luego te contesto, luego nos vemos. Y obviamente nunca llamó, nunca escribió, nunca contestó y nunca fue visto. 
Tenemos la mala costumbre de querer tarde. De valorar tarde. De pedir perdón demasiado pronto. 
Debería haber un número máximo de perdones. Perdonar nos hace grandes, de acuerdo, pero cuando tienes que perdonar todos los días, al final un lo siento se convierte en el comodín de cualquier pretexto injustificado, innecesario e inmerecido. 
Tenemos la mala costumbre de defender al malo y descuidar al bueno. De contar mentiras tra la rá y de tener que hacer un máster para descubrir verdades. 
Mantenemos en nuestra vida “amigos” porque sí y llenamos nuestras agendas de compromisos a los que realmente no queremos ir. 
Tenemos la mala costumbre de sentirnos mal por decir no y de creernos mejores por decir si.”

“Tenemos la mala costumbre de esperar a un cáncer, a una mala noticia o a una llamada de que alguien querido se nos fue, para tomar las riendas de nuestra vida y empezar a apreciar cada puesta de sol, cada mañana que te levantas de la cama y cada luna que abrazas en tu almohada. 

Tenemos la mala costumbre de usar el descuido a diario, olvidando que los pequeños detalles importan, que los pequeños detalles construyen grandes caminos y que cada lunes, puede ser el mejor día de la semana. 

Tenemos la mala costumbre de quejarnos por todo, de culpar siempre al otro porque claro, tú eres un ser perfecto y nunca, nunca, haces nada. Siempre es la parte contraria.

Decimos muy pocos te quieros y hacerlo por primera vez es como “buf que va, no vaya a ser que se asuste”. ¿Asustarse de qué? ¿Cómo una persona puede asustarse porque alguien le quiera?.

Asústate si algún día te vas a la cama sin sentir que quieres a otra persona.

Asústate el día que te vayas a dormir sin decirle a esa persona lo importante que es para ti.

Asústate cuando no le des besos a tu madre y a tu padre.
Asústate cuando seas incapaz de abrazar a alguien y sentir esa sensación tan extraordinaria que producen los abrazos.
Asústate cuando las defensas de tu cuerpo se hayan vuelto inmunes al dolor ajeno.
Y cuando veas una injusticia y no hagas absolutamente nada para remediarlo.
Asústate cuando pases un solo día sin ayudar a alguien.
Asústate de verdad, porque créeme. Estás muerto.

Wasapeamos mucho,
dormimos demasiado
y follamos poco.

Nos pasamos media vida o vida entera, soñando esa vida perfecta que nos gustaría tener. Cuando somos ajenos a que realmente la vida perfecta es ahora. 


Es cada momento, cada instante de los segundos que marca el reloj de tus días. Es cada oportunidad, cada sonrisa, cada beso y cada vez que te enamoras.

¡ENAMORÉMONOS TODOS LOS DÍAS DE NUESTRA VIDA! No pongas barreras a tu corazón y deja los prejuicios para aquellos que llevan el cartel de cobarde escrito en tinta permanente. Ni con disolvente se va.

Empieza a acostumbrarte a esta vida que a veces es dura. Terriblemente dura. Pero no te lamentes ni te vayas nunca a la cama habiendo hecho daño alguien. Habiendo dejado para luego esos ahoras que nunca llegaron. No habiendo cumplido ese sueño que tanto querías, no habiendo hecho unos kilómetros de más ese día porque tu cuerpo estaba cansado. 

No permitas que alguien fallezca para luego recordarlo y decirle mirando su foto, cuánto le querías. No dejes que la rutina o la sensación de eternidad descuide lo verdaderamente importante de tu vida.
En definitiva, no dejes que la mala costumbre sea la invitada de honor en los días que te quedan por vivir a partir de hoy.
Quiere ahora, no mañana.”

Os dejo el vídeo de Jano, un padre, un marido, un amigo, un profesional, un coach…… y que sin duda te va a dejar sin aliento.

Y solo me queda decir OHANA, le pese a quién le pese, pase lo que pase.

Mamadedos

Posts relacionados

7 Comentarios

  • Responder
    Lois Nenúfar
    8 abril, 2014 at 8:46 am

    El vídeo de Jano me caló y me impresionó el otro día, y hoy lo haces tu. Con un post perfecto y sabio a partes iguales, cargado de razón.
    Tenemos la mala costumbre de no sacar la cara por las cosas que merecen la pena, y luego abrazar estúpidas banderas por quien quizás ni siquiera se lo merece. Tenemos muchas malas costumbres.
    Yo me apunto a sonreír más, a quereros todos los días a vosotras y a los míos, y a demostrarlo…ESTAR Y SABER ESTAR, un lema que me he apuntado hace tiempo y que me gusta que sea mi bandera.
    Debemos aprender a quejarnos menos eso si, tienes toda la razón Bea.
    Un abrazo enorme

  • Responder
    Merak Luna
    8 abril, 2014 at 11:24 am

    Ay! Aunque sé que pretende ser un toque de atención, una llamada al optimismo, un zarandeo para decir "aprovecha tu vida", "vívela", "no malgastes ni un solo minuto, ni un solo esfuerzo vano"… realmente tu post me ha puesto triste, porque es duro darte cuenta de todos los errores que cometemos cada día, de cómo pasamos de puntillas por lo importante y, en cambio, persistimos y persistimos en cosas que no lo son. Y el vídeo? qué te puedo decir!! No conocía esta historia, pero una persona a la que quiero mucho padece esclerosis múltiple y, aunque no es la temida ELA sí que está afectando notablemente a su calidad de vida. Y, precisamente él, es un ejemplo de optimismo, de bondad…Por cierto, que es Ohana 2.0? Muchos besos

  • Responder
    anonimo
    8 abril, 2014 at 11:52 am

    pues a mi me ha puesto triste, y alegre, y me ha animado , hoy precisamente que estaba con el corazon encogido por cosas sin importancia … un gran post. GRACIAS

  • Responder
    Marta Perez
    9 abril, 2014 at 9:18 am

    Oye nena, que tus entradas me llegan una y cuando le da la gana.
    Estoy de acuerdo en que hay que disfrutar el momento, porque nunca sabemos que va a pasar al rato siguiente, y desgraciadamente hay muchos momentos de después en los que no podemos hacer nada.

  • Responder
    Bego (Much More Than I Am)
    11 abril, 2014 at 8:48 am

    Hola Bea

    Gran post, necesitamos que nos sacudan así de buena mañana para darnos cuenta y ser conscientes. Si hay algo positivo que puedo sacar de toda esta racha de desgracias a nuestro alrededor es sólo eso: el darnos cuenta de que esta vida es demasiado preciosa como para malgastarla en tonterías.

    Tenemos tan malas costumbres. Lo del luego me lo voy a hacer mirar, aunque no es fácil tampoco hacerlo todo a la vez, hay que ir poco a poco, paso a paso.

    El vídeo es espeluznante, el otro día se me puso nudo en la garganta de verlo.

    Gracias por sacudirnos la conciencia.

    Besos

  • Responder
    La Morada de Nieves
    23 abril, 2014 at 9:20 am

    Maravillosos, ambos post. Yo tengo la conciencia sacudida desde que la enfermedad se ha mudado a mi vida, presentándose sin llamar y con las maletas hechas para mucho tiempo. Pero, como dije ayer, lo tengo claro desde hace mucho tiempo: no me limito a vivir la vida, la disfruto con todos los sentidos. Colecciono recuerdos y fabrico y conservo momentos cuya belleza perdura e incluso aumenta con el paso del tiempo.
    Gracias y OHANA siempre, querida Bei.

  • Responder
    that site
    4 febrero, 2017 at 8:12 pm

    mIzeWU I value the article.Thanks Again. Much obliged.

  • Cuéntame

    Laucreativa

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. CERRAR