Diván Opinión

Amor del bueno

amor-verdadero

Siempre he dicho que los príncipes azules “destiñen” y que me niego a que mis hijas crezcan pensando que algún día aparecerá “ese príncipe de cuento” por lo que las educo en lo que yo denomino “la realidad del amor”, más que nada porque no quiero sean unas ilusas o se den el ostión del siglo que muchas nos hemos dado por culpa de los cuentos que nos han contado… y con eso no quiero sacar la ilusión de nadie, porque el amor del bueno existe, pero como buena planta hay que regarlo cada día.

Leo entusiasmada un artículo en La mente es maravillosa que quiero dejar reflejado en mi blog para que mis hijas puedan leerlo cuando crezcan (si lo se, soy una ilusa en pensar que lo van a leer de pe a pa).

El amor verdadero no nace o aparece, se construye….. como la mayoría de cosas en esta vida.

El AMOR con todas y cada una de las letras y en mayúsculas, el que perdura en el tiempo, ese es mis niñas el VERDADERO Y AUTÉNTICO AMOR, parecido al amor de una madre con sus hijas, un amor que nace en un momento determinado pero que construimos cada día.

Y tal como dice el artículo (leerlo entero niñas, por una vez en la vida hacerme caso) “El auténtico y el que es capaz de perdurar en el tiempo aportando una felicidad sincera, una cotidianidad enriquecedora donde la pareja puede crecer personalmente y en conjunto”.

Y sobretodo hijas mías no olvidar que para todo esto “hay que hacer equipo” y esto a veces ellos lo olvidan…. no caigáis en el error de no recordarlo.

Que sí, que está muy bien que haya pasión, atracción, buen sexo, admiración y demás; pero os aseguro que hace falta mucho más para que sea “forever and ever” y cuando tienes hijos ya ni te digo.

No os voy a engañar, no es fácil pero voy a daros la receta perfecta del AMOR VERDADERO, con estos ingredientes en su justa medida harán que “casi” sea perfecto (no creo yo en perfecciones absolutas, pero vamos, que se acerca).

Muchas dosis de COMUNICACIÓN, que no es lo mismo que hablar porque también hay que ESCUCHAR, hay que saber escuchar. Muchos kilos por no decir toneladas de RESPETO, APOYO, RECONOCIMIENTO y ADMIRACIÓN por tu pareja.

Mucha COMPLICIDAD y sobretodo y lo más importante (que es lo que personalmente creo que falla actualmente en las parejas) saber digerir que la pasión con los años se transforma en CARIÑO.

Ser felices hijas.

Mamá

Mamadedos

Posts relacionados

2 Comentarios

  • Responder
    planeandoserpadres LTR
    11 mayo, 2015 at 9:07 pm

    ¡Ay esa pasión transformada! Es que estamos muy influenciadas por el cine y la literatura, por lo que cuando en la convivencia algo se tuerce o no resulta tan idílico como nos lo habíamos imaginado, somos capaces de dar al traste con todo. La pasión dura muy poco, si lo comparamos con una relación de amor estable que puede durar décadas, y hasta la muerte. Son etapas muy diferentes en una pareja, con sus cosas buenas y malas, sus emociones y periodos de sosez, pero ¡amor al fin y al cabo!

  • Responder
    Marta Perez
    12 mayo, 2015 at 7:26 am

    Bravo, bravo, me parece que este post se lo voy a leer a mis Genovevas en unos años.

  • Cuéntame

    Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. CERRAR