Opinión

A-GO-TA-DA

agotadas
Lo dicho… estoy agotada…. ahora sólo agotada, antes agotada y preocupada por estarlo… pero tras leer el artículo publicado en Yo Dona en el cual nos dicen que El Agotamiento es el mal de las mujeres del siglo XXI….
La foto del artículo no tiene desperdicio…. y es que me he visto…. tal cual.. no tan mona vestida pero me he visto reflejada….como si se hubiese caído del quinto piso!!!!!!
Artículo aparecido en YO DONA el 12/04/2014
“Es un mantra. En cuanto te juntas con mujeres en torno a los 40, ya sea en el trabajo, en el parque o en una cena de amigas, trabajen o no fuera de casa, tengan hijos o no, hay una frase que se repite continuamente. “Estoy agotada, exhausta, al límite, no puedo más…”. 

¿Cuántas veces a la semana habré repetido exactamente estas palabras?….

(Pepito… querida para ser más exactos cuántas veces al día lo repites no?)

Continuaba leyendo y vi la frase…. ese es uno de los problemas que tenemos las madres, y no soy yo quien lo dice….

“Hay algo que parece inherente a la mujer: cargarse las responsabilidades, no desconectar nunca, seguir pendiente de las necesidades de los demás incluso cuando no están con ellos. «Es una cuestión de educación, cultural”, dice Inés Carrasco, “la mujer se ve a sí misma como cuidadora y educadora. Por poner un ejemplo, ahí tienes el sentimiento de culpa con el que vuelven las madres al trabajo cuatro meses después de haber dado a luz”.
Que digo yo que más que cargarnos nos sobrecargamos de responsabilidades con ese mal llamado complejo de supermujeres que nos han puesto encima…. bueno, nos han puesto y lo que es peor, nos hemos puesto nosotras mismas… llamémonos tontas, sados o lo que te de la gana… pero realmente ¿es necesario?…. NOOOOOOO

Somos madres, mujeres, amigas, enfermeras, profesionales, confidentes, amantes, profesoras…. somos DE TODO, y encima hemos de ser las MEJORES EN TODO y esto pasa factura…. física y mentalmente.

¿Cuál es nuestro problema? o uno de los muchos que tenemos… NO SABEMOS DELEGAR, NO SABEMOS NO HACER Y NO SABEMOS POSPONER.

La psicóloga Mariana Fiksler apunta también a las multitareas que asumimos. “Cada movimiento incluye la previsión de otro: colaborar con los deberes de los niños mientras termina la lavadora al tiempo que calcula las fotocopias que necesita en la firma del contrato del día siguiente, para el cual ya tiene su ropa preparada. Apunta las medicinas que deberá comprar a su madre y planifica las actividades mientras toma una ducha, aprovechando para dejar la bañera limpia y las toallas cambiadas”.

Nos da además un consejo:

Desconecta, deja que los demás asuman sus responsabilidades. 

Puedes no querer y puedes no poder. 

Y eso no te hará peor madre, esposa, hija, amiga o ingeniera. Hazte seguidora del “no pasa nada”. 

Es decir, no des por sentado que el bebé se va atragantar si su padre le da el biberón, o que si se los lleva al parque van a volver más sucios de lo normal. La teoría parece sencilla, sí, pero abundan las mujeres que se desviven tratando de llegar a todo.

Me gusta ese consejo de PUEDES NO QUERER Y PUEDES NO PODER, pero difícil ponerlo en práctica cuando llevas tantos años precisamente recitándote a cual mejor mantra precisamente todo lo contrario…. pero imagino que es cuestión de cambiar el chip.

Para acabar el artículo se nos dan unos consejos para prevenir lo que parece una epidemia entre las mujeres….. y como no los voy a compartir contigo.

  • Desconecta: Cuando vuelvas a casa no contestes llamadas de teléfono o mails. El trabajo, en el trabajo( yo que nunca desconecto…. esto es ardua tarea….)
  • Autoconciencia: Presta más atención a lo que estás haciendo en cada momento, no pienses en todo lo que necesitas hacer después. ( y es que siempre adelantando acontecimientos y pensando más allá del AHORA)
  • Delega: Tu pareja puede hacer las tareas domésticas. Ya sabemos que tú tardas menos. (él puede y él debe ayudarte, involucrarse y punto pelota. Olvida el falso mito que delegar es signo de debilidad)
  • El poder del ‘no’: Dos letras que ayudan a combatir el estrés. No a la paella de los domingos en familia, a hacer planes continuos para los niños… (No a lo que te parezca que ha de ser no y punto)
  • Acaba con la culpa: No eres una vaga por sentirte cansada, ni mala madre por leer en el sofá mientras los niños hacen los deberes.
  • Verte estupenda está muy bien… pero a lo mejor puedes dedicar menos tiempo a tu aspecto. Si duermes más evitarás el corrector de ojeras.
  • Reserva tiempo para ti: Salir de compras con las amigas, visitar una exposición tú sola, dos horas para un café… Tú decides. Un lujo asiático, ¿verdad?. (imprescindible tener momentos YOYO, para recargar pilas, escucharte a ti misma y como digo yo siempre… tomate un cafe contigo misma que es la mejor de las compañías.)
Artículo aparecido en YO DONA el 12/04/2014
MAMADEDOS

Posts relacionados

4 Comentarios

  • Responder
    M. Pilar Giménez Alvir
    6 mayo, 2014 at 7:39 am

    Me llama la atención que de un tiempo a esta parte proliferan los mensajes de "no hay que ser perfectos y llevar una vida perfecta", el dejar de parecer que llevamos una vida interesante a los demás y llevar la que queramos nosotros. Hace tiempo que asumí la filosofía malamadre, malaesposa y malatodo para empezar a dejar a los demás que se encarguen de las cosas. Mis compañeras de trabajo tienen mucha envidia de que mi marido haga tantas cosas, quizá sea porque no me importa que tarde más, o que las haga de otra manera, en definitiva, que no me importe que no las haga como yo, si no que las haga. Me constó entender porqué a mi no me daba ninguna pena ni angustia dejar a mi bebe de pocos meses para volver a trabajar, pero ahora que tengo asumido mi papel de malamadre y de no estresarme por lo que se supone que tengo que hacer.

    http://www.trabajoyahorro.com

  • Responder
    Merak Luna
    6 mayo, 2014 at 3:39 pm

    Con cumplir al menos tres de los consejos que citas ya estaría yo más que satisfecha. El cambio empieza por una misma, pero cuantas trabas nos ponemos, verdad?

  • Responder
    La Morada de Nieves
    6 mayo, 2014 at 6:57 pm

    Acabo de decirle a Bego una palabra, que es la que se me viene a la mente los últimos (y complicados, para mí) días: NATURALIDAD. Que las cosas sean y salgan como tenga que ser, sin forzar, sin apretar demasiado el acelerador, a un ritmo particular y propio. A mí me funcionan, me bastan y me sobran, aparte de todo, esos momentos YOYO.
    Besos

  • Responder
    Lois Nenúfar
    9 mayo, 2014 at 10:13 am

    Yo últimamente estoy desconectadilla de casi todo…y creo que hay períodos en los que es necesario, no, necesario no, OBLIGATORIO. Estoy haciendo lo que me sale del pirri cuando me sale del pirri, ole yo.
    Descansa y desconecta chatunga 😉

  • Cuéntame

    Blog diseñado por Laucreativa con mucho <3

    Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR

    Aviso de cookies